El placer de hacerte mía

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Jue 31 Mar 2011, 05:14

yo chelo mas como lo dejas en lo mejor.... en afuera prendas... no señorita...
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Sweetleth el Dom 10 Abr 2011, 23:20

:)

Hola, niñas preciosas, regreso nuevamente con otro poco de mi relato, quisiera poder hacerlo con más frecuencia, pero la verdad se me hace casi imposible, así que me disculpo por la demora y les dejo otro poquito más para degustar.

Espero les guste y puedan disfrutarlo. Saludos a todas y muchas gracias por continuar pendientes de esta pequeña historia de amor.

Ciao.
avatar
Sweetleth

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 28/12/2010
Edad : 31
Localización : No place, no land, just memory and heart...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Sweetleth el Dom 10 Abr 2011, 23:28

Cierra los ojos y me entrego por completo al placer que su dulce boca provoca en mi paladar, mis manos recorren su cintura subiendo hasta llegar a sus pechos, con mi dedo índice dibujo su circunferencia apenas rozando su piel, siento su cuerpo estremece bajo mi piel con este contacto, mis dedos son sustituidos por mis manos que encajan a la perfección con el tamaño de sus senos masajeándolos suavemente, estimulando sus pezones que no tardan en reaccionar, un ligero gemido me indica que lo está disfrutando.

Dejo de besar su boca para apoderarme de su cuello, esto la hace gemir nuevamente, avanzo hasta debajo de su mandíbula donde mi lengua se desplaza sin apuros lamiendo de arriba abajo; su aroma, textura y sabor es intensamente excitante. Desciendo con mi lengua lamiendo y besando cada espacio de su piel hasta llegar a sus rosados pezones que no han dejado de ser estimulados por mis manos, deposito un beso en cada uno y mi lengua abraza uno de ellos tiernamente alternando mis movimientos entre succión, besos y lamidas. Alzo los ojos sin dejar de lamer su delicioso pezón y puedo verla con los ojos cerrados, aferrada al espaldar de la cama mordiendo su labio inferior; mi mano derecha sube hasta su codo deslizándose suave y lentamente hacia abajo, recorriendo todo su costado hasta llegar a su cintura, la escucho suspirar profundamente, sabe cual es la siguiente parada.

Dejo de masajear su otro pecho con mi mano y empiezo a hacerlo con mi lengua, mi diestra finalmente llega a su entrepierna que hasta en este momento no había notado está completamente depilada, su tersa piel es aún más suave en esta zona, un escalofrío recorre su piel liberando un pequeño pero intenso gemido de su boca. Dibujo el entorno de su sexo con mis dedos, por reflejo flexiona su pierna izquierda invitándome a continuar, mis dedos se abren paso separando sus pliegues y su humedad literalmente les da una cálida bienvenida. De forma lenta y suave masajeo su clítoris, provocando que emita un gemido y arquee su espalda, mi lengua no deja de lamer sus pezones y mi mano no detiene el ritmo durante varios minutos, su rostro denota cuánto placer le provocan mis caricias, pero merece más que esto.

Sin dejar de masajear su clítoris, abandono sus pezones deslizando mi boca por su bien definido abdomen, besando cada parte de él, llego a su ombligo y hago una pequeña parada introduciendo mi lengua en éste, lamiéndolo por unos segundos; sigo mi recorrido de besos hasta llegar a su zona púbica, aparto mi mano de su sexo y finalmente la sustituyo con mi lengua, Michelle se aferra fuertemente al espaldar y su boca pone nombre a sus gemidos.

“¡Ahhh!... ¡Mmmm!... ¡Uhmm!...”

Probar el líquido fruto de mis caricias con mi boca es una sensación absolutamente delirante, su delicado aroma convulsiona mis sentidos, paso mi mano debajo de la oquedad de su pierna ya erguida y con la otra coloco su otra pierna en la misma posición que su compañera, mis brazos se aprietan a sus caderas y mis manos se aferran a su cintura presionando su cuerpo contra mi boca que no ha dejado de lamer con glotonería su tan preciada exquisitez penetrándola de vez en cuando con extrema sutileza y sin profundizar en su interior.

La suave música de fondo es opacada por la melodía que sus gemidos le ofrecen a mis oídos, una de mis manos sube para acariciar sus pechos y la otra baja hasta apoderarse de su firme y bien formado trasero, aprieto y después hundo mis uñas en él, luego acaricio hasta desaparecer las marcas, lo repito un par de veces y sigo con mi trayectoria por el lado externo de su pierna, llego a su rodilla y cambio el curso regresando por el costado interno hasta llegar a su pubis, mi único deseo es prolongar el placer que sé que está sintiendo en este momento sin llevarla al éxtasis.

Continúo los movimientos de mi lengua, la desplazo por sus labios mayores y menores, sobre su clítoris, en ambos canales a los lados del clítoris, y mis dedos se mueven en círculos sobre su pubis… Pasan varios minutos, sé que en cualquier momento llegará al clímax y yo todavía no deseo que acabe, así que estiro mi mano y tomo un cojín tubular, lo ubico bajo sus glúteos elevando su pelvis para dar inicio al siguiente paso…

Mi mano reclama su posición en su mojado sexo y acaricia su clítoris con movimientos de arriba hacia abajo deslizando mis dedos en toda su extensión para lubricarlos totalmente, mi cuerpo se impulsa con el objetivo de posicionar mi boca nuevamente en sus deliciosos pechos, que al encontrar lamen y succionan sin misericordia alguna, dos de mis dedos se adentran suave y delicadamente penetrándola con profundidad, observo su rostro alterarse ligeramente al mismo tiempo que siento, maravillada, cómo me es concedida su íntegra virginidad. Mis dedos empiezan a cobrar vida progresivamente entrando y saliendo constantemente de su interior, los flexiono para iniciar mi búsqueda, pero no tarda mucho en dejar de serlo, han encontrado su objetivo, el más íntimo detonante de placer: su punto G.

Mi pulgar empieza a friccionar su clítoris, la siento abrir más sus piernas y sus instintos se apoderan de ella, empieza a mover sus caderas tímidamente al ritmo de mi penetración, sé que ahora sí está a punto de llegar y esta vez no lo voy a demorar más; abandono su suculento pezón cambiándolo por su cuello, es el momento de sellar este precioso encuentro, es hora de revelar la última sorpresa. Subo mi otra mano deslizándome hasta presionar un pequeño botón en el borde de la cama, el cual activa un proyector bien escondido detrás del espaldar de ésta y, aprovechando el blanco fondo que proporciona el cielo falso, aparecen proyectadas en letras rojas las siguientes palabras:

TE AMO
MICHELLE


Acerco mi boca a su oído para susurrarle al mismo tiempo que aumento el ritmo de mis dedos y ella el de sus caderas.

“Ve con tus ojos lo que mis labios te repetirán mil veces —le digo, y con mucha dificultad logra abrir sus ojos a la vez que un grito de placer resuena en mis oídos en el preciso instante en que sus ojos enfocan su objetivo—. Te amo, Michelle, te amo.” Su respiración no puede estar más agitada y arquea su espalda a más no poder.

“Nicole… ¡Ahhhh!... Ni-cole… ¡Uhmmm!... ¡Mmmmm!... ¡Nicole!”

Finalmente ha llegado al orgasmo… O a sus múltiples e intensos orgasmos con mi nombre en sus labios, prácticamente gritándolo. Mis dedos son aprisionados en lo más profundo de su ser siendo víctimas de sus orgasmos, sintiendo su cuerpo descender agitado, relajando poco a poco sus músculos con esporádicas contracciones aún producto de su explosivo clímax.

Mis dedos son liberados paulatinamente inundados por sus flujos vaginales y algunos vestigios de sangre, con cuidado retiro el cojín de debajo de sus caderas y sus piernas se estiran a plenitud en la cama, su boca aún está abierta a media capacidad intentando recuperar el aliento, sus manos por fin dejan de sujetar el espaldar y se abrazan a mi espalda casi sin fuerzas, presionando mis pechos contra los suyos. Después de unos segundos de observarla totalmente embelesada, tomo un chocolate, lo deposito entre sus labios y acerco mi boca a la suya obligándolo a deshacerse en nuestras bocas, mi lengua no pierde tiempo y se introduce en el interior de su boca buscando a su compañera de juegos, sus manos acarician mi cabello mientras nos besamos de la manera más dulce —literalmente—, dando tiempo a que sus fuerzas regresen del lugar adonde su clímax las ha enviado.

La suave música de fondo nos brinda un ambiente sumamente romántico y acogedor, su respiración se normaliza, no obstante mi necesidad por ella no, deseo sentirla dentro de mí, amándome apasionadamente, llevándome al límite de mi resistencia, pero en este momento yo paso a un segundo plano, es ella mi prioridad, saberla plenamente satisfecha me complace infinitamente y saberme dueña de su placer me causa una indescriptible sensación de poderío, ahora sé que me pertenece totalmente, que al fin, después de tanto tiempo, he tenido… El placer de hacerte mía.

El recuerdo de su sangre en mi mano asalta mis pensamientos repentinamente haciéndome pensar que pude haberle causado algún daño, así que dejo de besarla para apoyar mi cabeza en su pecho y escuchar los latidos de su corazón todavía muy agitado.

“Por favor, dime que no te he lastimado.” Le digo, con mucho miedo, expresando en el tono de mi voz mi preocupación.

“¿Lastimarme? —pregunta, mientras ríe de forma sarcástica y espera por un momento, pero mi respuesta no llega— Amor, ¿es en serio? —lo pregunta seriamente, pero yo aún no respondo, no quiero hacerlo— Nicole, ni en el mejor de mis sueños hubiera llegado a imaginar que mi primera vez sería tan especial. Mi amor, me has dado más de lo que esperaba, te juro que de haber podido te habría traído un pedacito de nube para que confirmaras que me llevaste directamente al cielo. Todavía me cuesta creer que todo esto sea cierto, ha sido tan… Tan… Perfecto… Especialmente tú. Me dice, besando mi cabeza y borrando mis preocupaciones.

“Ha sido una verdadera tortura tenerte tan cerca —confieso, mientras acaricio su brazo— y no poder decirte cuánto te amo, cuánto necesito estar contigo. Un día más y no hubiera aguantado.” Le digo, besando su pecho y abrazándome fuertemente a ella.

“Si a eso le agregas el hecho de no saber que te gustaban las chicas, entonces te darás cuenta del tormento que yo estaba sufriendo.” Me dice, acariciando suavemente mi espalda.

“Pues, déjame aclararte que a mí no me gustan las chicas, ¿eh? —le digo, y repentinamente detiene de golpe su mano sobre mi piel— Única y exclusivamente me gustas tú —termino de decir y siento su mano retomar sus movimientos, mientras la escucho reír complacida con mis palabras—. Mi único objetivo, de ahora en adelante, será amarte, complacerte y satisfacerte.”

“Uhmm… Hablando de eso, te aviso que completamente satisfecha… No estoy.” Me dice, haciendo que me incorpore inmediatamente quedando cara a cara con ella, mientras me espera con una sonrisa pícara y traviesa que nunca había visto… ¿Motivo?... Estoy a punto de descubrirlo...
avatar
Sweetleth

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 28/12/2010
Edad : 31
Localización : No place, no land, just memory and heart...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Sweetleth el Dom 10 Abr 2011, 23:29

Ah, por cierto, la historia no termina aquí Wink
avatar
Sweetleth

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 28/12/2010
Edad : 31
Localización : No place, no land, just memory and heart...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Lun 11 Abr 2011, 01:02

uffff que rico.... que descripcion...... anda super delicioso.... me gusta....

no hay nada como hacer el amor con la persona que amas asi rico... suave... dios una pasada..... bueno espero mas....

avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  lucia el Mar 12 Abr 2011, 03:48

DIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS...... que momentazo... que lindo y con que ternura ay dios estuvo estupendo... espero la continuacion...
avatar
lucia

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 15/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Mar 28 Jun 2011, 01:09

Bueno veo que la niña anda muyyyy ocupada y yo la otra semana vere como le termino la historia....

un abrazo....
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Mar 05 Jul 2011, 02:02

Continúa la más bella entrega de total amor.

¿Qué causa mayor placer?... ¿Amar al ser amado o… ser amado por este?

Sin duda alguna, el amor en sí es el mayor de todos los placeres sin importar la forma en que se presente…

…………………………………………….

Se desprende de mi espalda girando nuestros cuerpos hasta ser yo quien se encuentra debajo de ella, me toma por las manos asiéndolas sobre mi cabeza, luego me besa de forma tierna pero apasionada a la vez introduciendo muy sensualmente su lengua dentro de mi boca, sabe que sus besos me derriten y… por la forma en que lo hace, me derrite literalmente.

"Mmm… Michelle… espera…" mi voz a punto de ser inaudible casi suplica por no ser escuchada, lo menos que deseo en este momento es que se detenga, excitada a más no poder mi deseo se torna líquido cuando su cuerpo se desliza abriendo mis piernas hasta quedar en medio de ellas rozando su pubis con mi sexo "Michelle…"

"Shhh… -empieza a besar mi cuello- lo siento… no pienso esperar un minuto más… quiero que sientas conmigo lo que no has sentido con nadie…" no sabe cuanta verdad hay en sus palabras.

"Ese es el punto… no existe nadie más…" se incorpora rápidamente y me mira fijamente a los ojos, boquiabierta y completamente sorprendida.

"No me digas que…" enmudece ante el rubor de mis mejillas.

Las palabras no son necesarias... mi silencio lo explica todo.

Su rostro se ilumina de forma radiante, sonríe y empieza a darme besos por todo el rostro, libera mis manos para abrazarme, y estas instintivamente buscan su espalda.

"This must be a dream... the most beautiful dream, I love you Nicole, I love you, I love you, I love you…" sus emociones la sobrepasan, no hay otra explicación para que abandone nuestra lengua madre… lo cual me hace descubrir cuanto me excita oírla hablar así.

Un beso en los labios es su señal de despedida, ya que a su boca le urge otro destino, desliza poco a poco su cuerpo marcando con su lengua su recorrido, al llegar a mis pechos los acaricia con infinita delicadeza antes de besarlos tiernamente, primero sólo con sus labios, luego acompañándolos con su maravillosa lengua, retiro una mano de su espalda y la sitúo sobre mi boca cubriendo gran parte de mi rostro, trato de ahogar mis gemidos mordiendo mis dedos, pero es inútil, me tiene al borde, frota su vientre contra mi pubis haciéndome retorcer bajo su cuerpo, lucho por contener mis gemidos, y ella se da cuenta de eso, desprende su mano de mi pecho y con suma delicadeza retira mi mano de mi rostro.

"I never thought I would discover how beautiful you are when you’re horny, honey, and now that I finally found it out, I want to see you, I want to hear you, I wanna know that you’re enjoying this as much as I am"

Sin dejar de verme fijamente a los ojos y sin perder detalle de mi reacción, baja una mano hasta mi entrepierna e introduce suavemente sus dedos haciendo presión magistralmente sobre mi clítoris, cierro los ojos por un breve momento y mi cabeza se inclina totalmente hacia atrás dejando salir un profundo gemido de mi boca sin ninguna restricción.

"Ahhhhhh" arquea una ceja y sonríe de un lado.

"Uhmm… You see? That’s really much better, baby"

Regresa su boca a mi erguido pezón lamiéndolo, succionándolo y de vez en cuando mordisqueándolo, no demora mucho en seguir bajando mientras acaricia los costados de mis pechos y con su pulgar hace movimientos en círculos sobre mi pezón, con la otra mano consiente mi clítoris, y su lengua lame cada parte de mi abdomen, mis gemidos aumentan gradualmente, ha encendido la llama de mi deseo y no se detendrá hasta apagarla en el mar de mis placeres.

Su boca finalmente llega al núcleo de mis deleites obligándome a flexionar las piernas y aferrarme a las sábanas con sólo sentir su aliento, sus dedos dejan de masajear mi clítoris, y pasa su lengua de abajo hacia arriba abarcando toda la longitud de mi mojado sexo, besa cada parte de mis labios vaginales, los abre con sus dedos, presiona con sus labios mi clítoris y hace chocar repetidamente la punta de su lengua con la de mi clítoris, su suave cabellera rozando el interior de mis piernas, produce en mí un delicioso cosquilleo que intensifica aún más todo el placer que su lengua me está provocando, pasa sus dedos una y otra vez muy lentamente apenas rozando mi orificio vaginal, sus delicados dedos deciden no hacerme esperar más, suavemente se introducen convirtiendo cada movimiento en una profunda caricia, un escalofrío recorre mi cuerpo al sentirla mordisquear mi clítoris, desvía mi atención y aprovecha para introducir por completo sus dedos, un ligero ardor se hace presente, pero desaparece completamente al sentir que suave pero firmemente da inicio a un delicioso movimiento que me hace perder la razón, abre a totalidad su boca y acapara todo lo que puede con ella, su lengua toma por rehén mi clítoris, lo tortura lamiendo y succionando despiadadamente hasta casi hacerlo explotar, mi cuerpo se retuerce a merced de mis placeres al sentir sus dedos flexionarse dentro de mi sexo liberando una pequeña pero deliciosa descarga eléctrica dentro de mí, que para mi deleite se repite una y otra vez cada que sus dedos llegan a mi interior, sabe perfectamente que me está conduciendo al límite, así que aumenta la velocidad en los tres puntos en los que ha decidido instalar una puerta al paraíso, su mano izquierda jugueteando con mis pechos, la derecha penetrándome sin piedad y su lengua… ¡Uhmm!, su lengua haciendo estragos con mi clítoris, mis gemidos prácticamente convertidos en gritos hacen desaparecer casi por completo la música de la habitación, mi cuerpo ya no responde a mi mente, ahora tiene vida propia, mis caderas se elevan presionando aún más su lengua contra mi clítoris, y cada vez me cuesta más respirar, mi espalda se arquea por completo y el éxtasis invade cada partícula de mi cuerpo, todo desaparece a mi alrededor, mis sentidos pierden la sintonía con el mundo exterior, la sensación es indescriptiblemente deliciosa.

Mi mente regresa poco a poco a la maravillosa realidad, ella sigue entre mis piernas dándome tiernos besos, mi cuerpo es aún víctima de los deliciosos choques eléctricos internos, que se reflejan exteriormente como ligeras convulsiones, sus dedos hasta en este momento presos en mi interior salen lentamente, no deja de besarme hasta después de varios segundos, quiero hablarle, pero de mi boca sólo salen leves jadeos, me cuesta mucho trabajo controlar mi respiración, mi voluntad todavía no es mía, con sus manos acomoda mis piernas haciéndolas descansar en la cama y empieza a trazar un camino de besos que inician desde mi sexo y terminan en mi boca, me besa dulce, intensa y a la vez tiernamente haciéndome sentir todo su amor mientras en un cálido abrazo puedo sentir que finalmente es tan mía como yo soy de ella.
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Mar 05 Jul 2011, 02:25

Eso si estoi de acuerdo con su autora es muyyyy dificil editarlo... bueno siganlo disfrutando ....
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Arlekin el Miér 06 Jul 2011, 12:22

wowwww Lucas no sabia yo que tenias tanto enchufeeeeee!!! por mi tenlo siempre, asi lo terminamos de leer...

Felicidades escritora, tu obra es realmente excelente.!!!

_________________

Mezcla tu esencia con el aire que respiro y enriquece el oxígeno que llena mi alma


avatar
Arlekin
Admin

Mensajes : 1011
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 35
Localización : Pais de los sueños

Ver perfil de usuario http://eclipsedeluna.el-foro.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Mar 12 Jul 2011, 04:31

Pues seguire editando la obra.. su autora.. en este momento no puede pero bueno yo le ayudo mientras ella regresa... que un abrazo a mi hermosa familia...

intento editar y espero la dueña no se enoje ademas niña la historia es muyyyyy bonita y real...

un abrazo a todas y espero sepan disculpar a la niña... y un de mi parte a mi pequeña familia foreras....


Última edición por Lucas el Mar 12 Jul 2011, 04:45, editado 1 vez
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Mar 12 Jul 2011, 04:33

Después de un largo y delicioso beso, se separa sólo un poco y se acomoda para servir champagne en dos copas, me incorporo hasta quedar casi sentada a la vez que me entrega una de las copas.

"Esto merece un brindis"

levanta levemente su copa.

"¿A sí?... ¿Y qué celebramos?"

me mira sonriente.

"Celebramos que

Se inclina hacia mí - "por fin eres mía" - me besa dulcemente.

"No, eso lo celebras tú, yo celebro poder tenerte así, cerquita,

La aprieto contra mi cuerpo y rozo mis labios con los suyos, besarte las veces que yo quiera, la beso tiernamente, saber que me amas como yo te amo a ti y poder demostrártelo de la forma que siempre quise hacerlo" la beso nuevamente.

"Entonces…
inclina su copa y yo la mía, Por nosotras"
"Y lo que nos espera juntas..." sonreímos. "Salud"

Decimos al mismo tiempo, chocamos nuestras copas y bebemos el contenido.

Toma mi copa vacía y la pone sobre la mesa, nos recostamos nuevamente, coloca una de sus piernas entre las mías, pasa un brazo sobre mi cintura y recuesta su cabeza sobre mi pecho a la altura de mi corazón, mis manos se instalan, una en su espalda recorriéndola con unos cuantos pétalos de rosa que abundan sobre la cama y la otra en su cabeza jugando con su suave cabellera, nuestros cuerpos forman un molde perfecto imposible de igualar, la felicidad nos invade completamente, la suave música (que no ha dejado de sonar) nos invita a disfrutar del calor de nuestros cuerpos desnudos; una rara elección en el estéreo es víctima de mi atención, una canción que originalmente no estaba programada, se da el lujo de ser escuchada, Llegaste tú, de Jesse & Joy, nos regala con música de principio a fin, la historia de cómo la conocí, la sorpresa provoca un escalofrío en todo mi cuerpo, No puede ser, y mis pensamientos son trasladados a mi boca.

"No puede ser"
"¿Qué pasa?"

gira su cabeza sin ocultar un gesto de preocupación en su rostro, sonrío para tranquilizarla.

"Esa canción cuenta la historia de cómo te conocí"

Estiro mi brazo y tomo el remoto para ponerla otra vez desde el principio, ella sólo me mira atentamente y presta especial atención a la letra de la canción... mientras esta avanza, ella también lo hace hasta llegar a la altura de mis labios, me observa y dibuja cada parte de mi rostro con la yema de su dedo índice, con especial esmero en mis labios, sonríe al verme cerrar los ojos y escucharme suspirar, aparta su dedo, y sus labios toman su lugar, no tiene prisa, el tiempo está de nuestro lado, no existe nada más, sólo ella y yo disfrutando de nuestro inmenso amor.

La delicadeza y suavidad de sus labios me cala hasta los huesos, diría que son de terciopelo, pero aún así no les haría justicia, lo único que supera esta maravillosa sensación, es su increíblemente deliciosa lengua ahora experta en hacerme suspirar, lo único que la hace separarse de mi boca, es la necesidad de susurrar a mi oído mientras besa mi cuello y la canción llega a su fin.

"No tienes idea de cuánto te amo Nicole, no pienso separarme nunca de tu lado, quiero estar contigo y para ti, en los buenos y los malos momentos, eres el más preciado de mis tesoros, la niña de mis ojos, el motivo de mi existencia; tú y sólo tú eres la dueña de mi corazón, quiero cuidarte y protegerte... pero sobre todo quiero amarte"

En un momento dado, tuvo que poner su mano sobre mi corazón para contenerlo dentro de mi pecho, el simple hecho de oír tan bellas palabras salir de su boca por poco me producen un orgasmo.

"Michelle, eres más de lo que soñé"
"Eso es porque se sueña mejor cuando estás despierta" sonríe y acaricia mi mejilla con el suave dorso de su mano, sus labios se apiadan de mí al escucharme suspirar, me regala un beso lleno de todo su amor… que ahora sé, es sólo mío.

"Te amo tanto por amarme así"
"Yo te amo más por dejarme amarte"
sonríe y vuelve a besarme.
Esta noche nadie cederá, aún no existe un medidor capaz de calcular nuestro amor.
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 31 Jul 2011, 17:09

Nos acabamos la botella de champagne y los chocolates sirviéndolos sobre nuestra desnudez, la resistencia de nuestros cuerpos nos permitió disfrutar de nuestro amor en su máxima expresión toda la noche y gran parte de la madrugada, en cierto momento tuvimos que abandonar nuestro lecho de amor, para inaugurar una nueva sucursal de caricias en la bañera, el cuarto de baño esperó pacientemente por nosotras, tapizado con pétalos de rosas y decorado con velas aromáticas a juego con la otra habitación.

Después de desbordar pasión en la bañera, regresamos a la cama para seguir amándonos por un par de horas más; las velas, nuestras fuerzas y las baterías del proyector, se fueron extinguiendo casi al mismo tiempo.

Traté de luchar con el pérfido Morfeo para mantenerme despierta y ver a mi princesita acurrucada en mi regazo cobijándome con su cálido cuerpo, pero ganarle a tan diestro competidor era casi imposible; desde un rincón de mi habitación, Aerosmith fue testigo de tan injusta contienda, burlándose de mi derrota empezó a cantar I don't wanna miss a thing para complacer al ufano vencedor; sin embargo me dormí feliz sabiendo que las últimas palabras que salieron de la boca de Michelle fueron "Te amo" y lo último que mis ojos vieron fue el rostro de mi princesa descansando sobre mi pecho con una leve sonrisa que ni el mismo Morfeo teniéndola en sus brazos pudo borrar de sus labios.

La mañana siguiente fui yo quien despertó primero, la observé dormir plácidamente casi en la misma posición en que nos habíamos quedado por la noche (o madrugada), disfruté unos minutos de tan bella visión y luego me escabullí de entre sus brazos dejándola bocabajo abrazada a una almohada, hice hasta lo imposible por no despertarla, le coloqué una sábana para cubrir su desnudez, apagué el estéreo y la luz, que seguían encendidos desde la noche anterior, me puse una camiseta blanca que escasamente cubría mis glúteos, y desde la puerta contemplé la imagen de la dueña de mis suspiros cubierta por la sábana hasta la parte baja de su cintura con su espalda desnuda apenas cubierta por su fina cabellera y rodeada de pétalos de rosas.

Haciendo un esfuerzo sobrehumano para contener mis ganas de darle un beso de buenos días, salí del cuarto sigilosamente, recogí nuestras frías ropas yacientes en el piso y me dediqué a prepararle un suculento desayuno, que más tarde le llevé a la cama servido en una bandeja y acompañado por una rosa.

Después de bañarnos (juntas desde luego) vimos (intentamos ver... la tentación era mucha) un par de películas en la sala y preparamos el almuerzo.
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 31 Jul 2011, 17:18

Dos horas han pasado desde el momento en que almorzamos... pero el postre sigue siendo degustado, mi atención es desviada de sus labios al oír dos leves golpes en la puerta del apartamento, pero el sonido no le ha parecido suficiente distracción, con su mano delicadamente atrae mi rostro hacia ella "Aún no he terminado" sonríe y vuelve a besarme.

Nuevamente tocan a la puerta, esta vez muy a su pesar, tiene que dejarme ir "¿Puedo, princesa?" pregunto antes de levantarme.

Suspira profundamente, "Si no hay otra opción" sonrío al escuchar sus palabras y le doy un último beso antes de levantarme e ir hacia la puerta.

Antes de llegar a ella vuelven a tocar, observo por la mirilla, pero no veo a nadie, abro la puerta, y a escasos centímetros de mi rostro se detiene la mano de Mike empuñando una botella de vino tinto, asoma su cabeza y escudriña mi rostro buscando indicios de la respuesta a la pregunta que no ha formulado, la sorpresa (o el susto) me deja sin palabras y con el rostro en blanco, así que prosigue un poco dubitativo "¿Festejamos?" pregunta con más miedo que curiosidad, inmediatamente una enorme sonrisa se hace presente en mi rostro, y Mike no tarda ni medio segundo en descifrar la respuesta, me colma de abrazos y besos en distintas partes de mi cara, Michelle se dirige sonriente hacia nosotros, se sitúa detrás de mí y me abraza por la cintura, atrayéndome hacia ella y separándome del abrazo de Mike.

"Hmm... cuidado Mike, que sus labios ya tienen dueña y sus besos son exclusivamente de mi propiedad" frente a la mirada atónita de Mike me da un cálido beso en los labios que gustosamente correspondo de la manera más tierna, Mike, súper contento por vernos al fin juntas después de tanto tiempo, nos llena de besos y abrazos muy cariñosamente a las dos por igual, después de todo, sólo él sabía en verdad cuánto sufríamos la una por la otra... bueno, seguramente Susan también, ya que nuestro amigo es una "tumba".

Nos toma entre sus brazos, una a cada lado y prácticamente nos arrastra hasta el sofá, apenas puedo empujar la puerta con mi pie derecho antes de ser obligada a irme con el abrazo de Mike, nos sentamos los tres de una sola vez en el sofá y Mike empieza a hablar muy rápida y emocionadamente mientras coloca la botella de vino en la mesa frente a nosotros.

"Ok chicas, quiero detalles, todos y cada uno de los detalles, anoche no dormí pensando en lo que podría estar pasando entre ustedes dos, y mi imaginación es muy peligrosa ¿eh?"

"Así como tu lengua" respondo yo y seguidamente Michelle mientras empujamos a Mike fuera de nuestro sofá enviándolo a un sillón "Te entendemos perfectamente, el desvelo es recíproco... pero por distintas razones" nos reímos de nuestras palabras y de la expresión de Mike mientras regresamos a nuestro cómodo sofá, nos sentamos abrazadas aún riendo por la expresión de Mike, este se cruza de brazos y se desploma resignado sobre el sillón.


Última edición por Lucas el Jue 11 Ago 2011, 02:03, editado 1 vez
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Arlekin el Lun 01 Ago 2011, 21:53

Genial lukitassss, ya estoy al dia con esta bella historia.

cuando puedas mas!!!!

_________________

Mezcla tu esencia con el aire que respiro y enriquece el oxígeno que llena mi alma


avatar
Arlekin
Admin

Mensajes : 1011
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 35
Localización : Pais de los sueños

Ver perfil de usuario http://eclipsedeluna.el-foro.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Jue 11 Ago 2011, 02:03

"No puede ser, ¿es así como me pagan?, a mí... a su querido amigo y confidente, al representante de Cupido en esta historia de amor... –habla teatralmente, las dos asentimos y no podemos evitar volver a reír de él- son demasiado injustas chicas, me esforcé demasiado como para que me traten así... ¿ni un solo detallito... uno chiquitito?, -negamos con la cabeza mientras sonreímos- ¿nada?, -suspira resignado- bueno, entonces tendré que recurrir a mi imaginación"

"Gracias por el detalle de traernos vino" le agradezco, y él ríe de forma sarcástica mientras se levanta del sillón.

"Pues si será el único detalle que podré degustar, será mejor hacerlo ya, voy por unas copas, ya regreso" se dirige hacia la cocina.

"¿Se te ocurre algo para deshacernos de él?" me pregunta Michelle mientras me besa "Le decimos que Susan lo espera abajo, cuando salga le ponemos todos los seguros posibles a la puerta, tiramos la llave y nos encerramos en la habitación, ¿será suficiente?" le respondo correspondiendo a su beso, ella ríe y contesta mi pregunta "Creo que no" nos reímos las dos.

"Chicas... ¿han notado lo pequeño que es este apartamento?... –pregunta Mike desde la cocina, nos vemos por un momento, nos encogemos de hombros y continuamos besándonos- ¡¡¡PORQUE PUEDO OÍRLAS... Y SON PERVERSAS!!!" nos reímos desmesuradamente.

Mike regresa de la cocina con las copas en su mano "Hmm… quien no las conoce, diría que son unos angelitos" empieza a servir el vino mientras nosotras reímos "Ya Mike, no te enojes, sabes muy bien que te queremos mucho, pero después de tanto tiempo, queremos disfrutar de estar juntas" le explico al momento que recibimos de sus manos las copas con el vino.

"No hace falta que lo expliques, es demasiado obvio, -toma su copa y se sienta en el sillón- pero ya olvídenlo, ahora brindemos, –alza su copa en nuestra dirección – Por ustedes y todo el amor que se tienen mutuamente" chocamos nuestras copas suavemente con la de Mike, y decimos a la vez "Por nosotras" sonreímos, bebemos un poco del contenido y colocamos nuestras copas en la mesa, Mike hace lo mismo.

"Bueno, tendré que comprender, es el "efecto Luna de miel" –gesticula las comillas y luego sonríe maliciosamente-... pero, Michelle, te recomiendo que cuando discutan... te alejes de los libros" Mike ríe maliciosamente y Michelle pone cara de no entender nada, pero contrario a ella, yo lo entiendo perfectamente.

"¡¡¡NO LE VOY A TIRAR UN LIBRO EN LA CABEZA, NO SEAS IDIOTA!!!" agarro un cojín que se encuentra detrás de mí y lo tiro con todas mis fuerzas hacia su cara... para mi suerte, doy en el blanco.

"¡¡¡OUCH!!!, no puede ser, no has perdido la puntería... –sonríe otra vez maliciosamente- ¿o es que estuviste practicando?" señala a Michelle con la vista y yo le tiro otro cojín acertando nuevamente en el blanco.

"¡¡¡OUCH!!! –Michelle parece entender el significado de nuestras palabras y agarra un cojín y lo tira a su cara... pero ella lo tiene más cerca y su golpe impacta más fuerte- ¡¡¡AYYY!!!, ¡¡¡PERO SI A ELLA TAMBIÉN LA ENTRENASTE!!!"

"No entiendo de qué estén hablando..." dice Michelle y Mike la interrumpe de inmediato.

"¡¡¡¿¿¿Y ENTONCES POR QUÉ ME GOLPEASTE???!!!"

"Porque apoyo a Nicole en todo, y si te golpea, es por algo" yo le sonrío complacida y le doy un beso.

"Hmm... lo dicho, el "efecto Luna de miel", –gesticula nuevamente las comillas y hace un gesto de fastidio- espera por unos meses y entonces sí valorarás mi consejo"

Michelle me ve agarrar otro cojín y ella hace lo mismo, las dos le tiramos todos los cojines que encontramos, y afortunadamente, la mayoría dan en el blanco,
"¡¡¡AYYY!!!, ¡¡¡OUCH!!!, ¡¡¡AYYY!!!, ¡¡¡AYYYYYYY!!!, ¡¡¡OK, OK, OK, ME RINDO, YA PAREN!!! –nos detenemos- Hmm... Ese último no dio en el blanco –rápidamente agarro otro cojín y me aseguro de que este sí de en el blanco- ¡¡¡OUCH!!!, ¡¡¡NO PUEDE SER, A USTEDES LAS ENTRENÓ CUPIDO PERSONALMENTE!!!"

nos reímos y le tiramos más cojines, pero esta vez no tan fuerte, él los esquiva y ríe con nosotras.

(Nota: Soy la autora, así que puedo sacar cojines de donde YO quiera).

Después de tomarnos un par de copas más, tuvimos que despedir a Mike, porque el vino ya nos estaba haciendo efecto, pero no se fue sin antes quejarse de que Mi novio se estaba convirtiendo en un fastidio. Ese día no le conté a Michelle el motivo de los golpes hacia Mike porque teníamos cosas "mucho más importantes" que hacer... y desde luego nos dedicamos a hacerlas, pero después sí le conté el motivo... y me compensó MUY BIEN por eso...


Última edición por Lucas el Dom 11 Sep 2011, 16:40, editado 1 vez
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Arlekin el Vie 12 Ago 2011, 19:41



eyyy gracias por el trocito lukitas!!!!!!

Me ha molado esa guerra de cojines, realmente son divertidas!!!

gracias

_________________

Mezcla tu esencia con el aire que respiro y enriquece el oxígeno que llena mi alma


avatar
Arlekin
Admin

Mensajes : 1011
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 35
Localización : Pais de los sueños

Ver perfil de usuario http://eclipsedeluna.el-foro.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  lucia el Sáb 13 Ago 2011, 05:42

jejejeje ese es uno de mis pedazos favoritos de la historia...
avatar
lucia

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 15/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 11 Sep 2011, 16:40

No han pasado meses... han sido cinco maravillosos años los que ya llevamos juntas y afortunadamente, el "efecto Luna de miel" nos ha acompañado en cada uno de ellos, no hemos perdido la costumbre de celebrar cada mes (ahora por partida triple) aquella fecha tan especial; en nuestro caso seguimos celebrando el día que nos conocimos, agregándole que exactamente seis meses después empezamos a ser pareja y por último que Mike y Susan escogieron la misma fecha el siguiente año para casarse, Susan nos aprecia muchísimo, y hasta se ha convertido en íntima amiga y confidente de las dos, la verdad es que Mike no pudo haber elegido mejor a su esposa.

Recuerdo que pasamos meses haciendo planes para su boda, el mayor problema que tuvimos fue que Susan quería tenernos a las dos como sus damas de honor, no podía elegir a una antes que a la otra, así que decidimos que sería Michelle su dama de honor, ya que Mike no quiso llevar padrino y fue él mismo quien le dijo a los invitados que dado que la única persona que podía ocupar ese lugar era mujer, entonces él también tendría dama de honor y si no lo aceptaban, cambiaría su reluciente smoking por un precioso vestido de novia, pero de que llevaba dama de honor, la llevaba… y por supuesto que la feliz dama de honor... fui yo.

Aprovechamos que mis padres llegaron a la boda para hablar con ellos de nuestra relación, muy pocas veces hablaba con ellos, y cuando lo hacía, lo hacía por teléfono, así que ya estaba preparada para la tormenta que estaba por llegar, estaba segura que mi relación con ellos se distanciaría aún más y que posiblemente después de aquel momento todo sería diferente entre nosotros.
Pero lo que en realidad pasó, ni en mis mejores sueños lo habría imaginado; me sorprendió saber que Mike nunca perdió el contacto con ellos, para mí era como un hermano, pero para ellos era mi ángel de la guarda, un ángel defensor, un ángel protector… un ángel MUY chismoso que los tenía al tanto de cada paso de mi relación con ella.

Lo primero que les dijo fue que me había enamorado, lo cual alegró mucho a mis padres porque sabían que nunca antes lo había estado, les habló maravillas de Michelle sin decirles que no era un hombre, los convenció de que no había mejor persona en este planeta para mí y después (con mucho tacto) se las ingenió para decirles que me había enamorado de una chica, fue él quien atravesó con ellos las etapas de negación, frustración y finalmente aceptación rogándoles que tuvieran paciencia y me dejaran escoger el momento adecuado para decirles de nuestra relación.

Cuando se las presenté, estaban tan ansiosos por conocerla que le prestaron más atención a ella que a mí, prácticamente querían saber todo de ella; fue muy extraño, pasé de pánico a shock cuando finalmente les dije que me había enamorado de ella, y lo que obtuve en respuesta fue una sonora carcajada en mi cara, y después nos abrazaron a las dos, la adoraron desde el primer momento, mamá se encariño de forma muy especial con ella, tanto, que al final de la noche, cuando nos despedíamos la llamó hija, eso emocionó tanto a Michelle, que terminó llorando en los hombros de mi madre, por fin había recuperado aunque sea un poco del calor familiar que había perdido desde la muerte de sus padres, contrario a lo que había pensado, después de ese día, nuestra pequeña familia no se dividió, en vez de eso, aumentó y nuestra relación se hizo mucho más fuerte, ahora pasamos cada vez que podemos en compañía de mis padres.

De vez en cuando visitamos a su hermana, que tardó un poco en aceptarlo, pero al final lo hizo y hasta nos confesó que en algún momento de su vida tuvo una aventura lésbica que disfrutó mucho.

Ya no vivimos en aquel apartamento que tan buenos recuerdos nos trae, ahora tenemos nuestra propia casa, la cual habitamos sólo ella y yo, porque desde que envié a Mi novio con Mike y Susan, se quedó con ellos, Susan lo adoraba, y yo adoraba la idea de no tener que distraer mi atención de Michelle cuidando de Mi novio.

Después de graduarnos con excelentes calificaciones, no tardamos en instalar un pequeño despacho de Arquitectos formando una sociedad con Mike, quien aportó su experiencia y muchos contactos al crecimiento de nuestra pequeña empresa, Michelle puso gran parte del capital económico, ya que contaba con la herencia que le habían dejado sus padres al morir, yo me encargué de la administración y gestión de proyectos, asesorada por Susan, que como abogada ya tenía buena experiencia en el campo legal.

Nuestra empresa no tardó mucho en crecer y ganar prestigio gracias al excelente servicio que siempre brindamos a nuestros clientes, ahora nuestro trabajo es funcionar como ejecutivos, tenemos personal especializado que se encarga de mantener en marcha la compañía, así nos queda mucho más tiempo para... bueno, para "otras cosas".

Todavía me cuesta mucho trabajo creer que ha pasado tanto tiempo y que cada vez que hacemos el amor sea como la primera vez, tan mágica, tan única, aquellas cosquillitas en el estómago, aquellas ansias por sus labios como si nunca los hubiera probado y... sí, definitivamente aquella necesidad por ella que nunca desaparece, siempre está ahí presente, peor aún, cada vez se hace más fuerte.

Una noche mientras hacíamos el amor, una idea rondaba mi subconsciente, Susan estaba embarazada, y su felicidad causaba un pequeño vacío en mí, en el peor momento y definitivamente sin pensarlo, escaparon de mi boca las palabras "Me gustaría tanto hacerte un bebé", Michelle sólo me miró asustada y no dijo nada, lo único que yo pude hacer, fue bajar la mirada; después de esa noche se comportó muy extraña, incluso hasta un poco distante y distraída; con la excusa de acompañar a Susan con su familia me torturó dejándome sola por una semana entera, casi me vuelvo loca por no tenerla a mi lado, además, el recuerdo de mis palabras atormentaba mis pensamientos, pero tenía que comprender, Susan ya tenía ocho meses de embarazo, así que no podía viajar sola.

Cuando regresó, su comportamiento era mucho más extraño, algunas veces hasta frío, no había dudas, algo estaba cambiando en nuestra relación, y me aterrorizaba la idea de perderla por aquellas palabras que quizás tenían que haberse quedado en las profundidades de mi mente.

Desde que regresó del viaje, no quiso seguir asistiendo al despacho, seguramente evitaba pasar tiempo conmigo, sólo Mike y yo nos encargábamos de atenderlo; ya me estaba acostumbrando a que se quedara en casa, pero dejarla tanto tiempo sola también me provocaba temor, la comunicación no era la misma, la distancia era abismal, últimamente se sentía muy cansada, con algunos dolores musculares y siempre con mucho sueño, yo me encontraba desesperada, no sabía cómo remediar aquel terrible error que había cometido, y no me sentía capacitada para externarle lo que había detrás de aquellas crueles palabras.

Casi un mes y medio después de la semana que pasó con Susan, regresé del despacho y me sorprendió ver la casa a oscuras, nunca antes la había encontrado así, Michelle tenía por costumbre encender las luces muy temprano, así que comencé a buscarla por todos los rincones de la casa, pero no la encontré por ningún lado, tenía un mal presentimiento, algo estaba mal, no era normal que saliera y yo no supiera de ello.

Llegué al dormitorio y me quedé contemplando la cama vacía por un momento, mi mente jugó de manera cruel conmigo y empezó a divagar, ¿Y si se siente presionada?... ¿Y si se aburrió de mí?... ¿Y si ya no me quiere?... ¿Y si... me dejó?...

Sentí que el mundo se me venía encima, paralizada como estaba sentí mis piernas flaquear, la sangre se congeló en mis venas y las lágrimas salían de mis ojos, pero venían de mi corazón, una de las luces se encendió a mis espaldas, mi alma se cristalizó dentro de mi cuerpo y un escalofrío lo sacudió por completo, de inmediato me giré con la esperanza de que fuera ella... en efecto, ahí estaba, gélida y sin expresión en su rostro, con una mano en el apagador y la otra sosteniendo un sobre.

Cuando mis ojos llegaron a ver el sobre, entonces lo entendí todo, en ese sobre seguramente estaba mi alma dividida en mil palabras, esa era la fría carta que me dejaría, anunciándome que ya no había más amor en su corazón para mí.
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 11 Sep 2011, 16:55

Con el corazón a punto de romperse en mil pedazos y dispuesta a rogar y suplicar, me lancé de rodillas a sus pies aferrándome a cualquier posibilidad de salvar nuestra relación, haría lo posible y hasta lo imposible por retenerla a mi lado, intenté decirle tantas cosas, pero de mi boca no salía ninguna palabra, quizás la conmoví, porque tiró el sobre al piso, se arrodilló frente a mí y me abrazó pidiéndome que me calmara.

No decía nada más, sólo que dejara de llorar, que todo estaba bien, pero sus palabras carecían de significado para mí, nada, absolutamente nada estaría bien si ella no estaba conmigo, intentó levantarse, pero no se lo permití, me pidió que fuéramos a la cama, que necesitábamos hablar, pero eso me parecía injusto, yo aún no tenía voz, y no sabía si ella estaría dispuesta a esperar a que desapareciera el nudo que tenía en mi garganta; puso sus manos a cada lado de mi rostro y limpió con sus pulgares mis lágrimas, en ese momento pude ver que ella también lloraba, talvez aún me quería, esa era mi única esperanza.

Me tomó de la mano, recogió el sobre del piso y me incorporó junto con ella, cerró la puerta que permanecía abierta y prácticamente me arrastró a la cama, yo no quería sentarme, pero me obligó a hacerlo, en cuanto lo hice se sentó a horcajadas sobre mí y dejó caer el sobre a un lado de mi cuerpo; tomó mis manos y las colocó suavemente sobre sus glúteos, pasó sus brazos por detrás de mi cuello y lentamente acercó sus labios a los míos, no la besé, fue ella quien me besó a mí, yo sólo me dejé hacer, pero ese beso no era como los demás, había algo diferente, algo que en ese momento no logré identificar, ¿una despedida?... ¿un reencuentro?... no lo sé, no logré descifrarlo; se separó lentamente de mi boca privándome del placer de sus labios, mi mente estaba en caos, ¿Qué pasará ahora?, ¿Se levantará y se irá?, y si lo hace... ¿Seré capaz de detenerla?... ¿O de retenerla a mi lado?

Me miró sonriente y preguntó "¿Ya estás mejor?", a penas recuperando la voz pude responder un "Sí" casi inaudible, pero la estaba engañando, nada estaba mejor, nada podía estarlo sin ella, me dio un pequeño beso y levantó el sobre de la cama, ante mi mirada temerosa, lentamente abrió el sobre y sacó una hoja membretada, le dio vuelta y la extendió frente a mis ojos para que pudiera leer, mi alma casi salió de mi cuerpo sólo con ver el logo del membrete, era el de una clínica privada de fertilización; con ansias empecé a leer, y me encontré con que se había practicado una inseminación artificial hacía casi dos meses, mediante esta carta se le estaba informando que el resultado de la prueba de embarazo había sido positivo, las lágrimas volvieron a inundar mis ojos, pero esta vez eran de felicidad, Susan la había llevado con un amigo muy cercano de ella que atendía ese consultorio, dada la proximidad, le pidió que los rasgos del donante coincidieran con los míos, me sentí la persona más dichosa del mundo entero en ese momento... mi princesa no me abandonaba, estaba formando una familia conmigo.

Entre besos me confesó que tenía miedo de decírmelo sin antes estar segura de ello, además que quería que fuera una sorpresa, había estado muy preocupada por el resultado, por eso estaba tan distante, y también porque la situación se le estaba saliendo de las manos y la presión de no decirme la estaba matando; ya sabía que yo había malinterpretado las cosas y que tenía miedo de perderla… la vieja chismosa de Mike se lo había dicho, sólo a él le confesé mis miedos, así que por consiguiente, de seguro Susan y hasta mis padres estarían al tanto de todo.

Tiré la hoja al suelo y me abracé a su cuerpo con infinita delicadeza, la besé de tal forma que casi desfalleció en mis brazos, comenzamos a quitarnos la ropa mientras se nos hacía imposible separar nuestros labios, quedamos totalmente desnudas en muy poco tiempo, me acomodé en la cama y atraje su cuerpo hasta quedar a horcajadas sobre el mío, me incorporé hasta quedar casi sentada, aprovechando esta posición besé su boca… sus mejillas… bajo su barbilla… su cuello y finalmente… sus senos, me dediqué a lamerlos y acariciarlos, bajé mis manos a su trasero y lo apreté suavemente, traté de seguir bajando mi boca, pero mi posición no me lo permitía, así que me recosté totalmente en la cama atrayéndola por sus caderas hacia mi boca, besé su (como siempre) depilado pubis y la escuché gemir, deslicé mi lengua entre sus pliegues hasta encontrar su clítoris y la vi aferrarse desesperadamente a la cabecera de la cama, deslicé mis manos suavemente por su vientre hasta llegar a sus pechos, los acaricié en forma circular mientras mi lengua derretía su sexo, me moví un poco para poder penetrarla con la lengua, cuando lo hice, echó su cabeza hacia atrás con los ojos cerrados y emitió un profundo gemido, bajé mis manos momentáneamente hasta sus caderas y apreté su cuerpo contra mi cara, la volví a subir y bajar un par de veces marcando el ritmo de su placer, pude ver sus pechos balancearse ligeramente de arriba abajo, moví mi nariz de forma que pudiera rozar su clítoris cada vez que su cuerpo descendía, subí mis manos hasta sus pechos para acariciar sus turgentes pezones y continué desplazando mi lengua por todo su interior tratando de llegar a su punto G, cuando lo logré, los movimientos de sus caderas aceleraron levemente el ritmo y sus gemidos hicieron eco en la habitación, vi su cuello tornarse ligeramente brilloso, empezaba a sudar, no sabía si el "ejercicio" le haría mal a su estado, así que la agarré firmemente por la espalda y sin dejar de mover mi lengua la empujé suavemente hacia atrás hasta recostarla en la cama, sus piernas quedaron sobre mis hombros, una de sus manos sobre mi cabeza y la otra aferrada al borde de la cama, puse una mano sobre su vientre ejerciendo leve presión y acaricié su pubis con mi pulgar, la otra mano se encargó de acariciar sus pechos, mi lengua continuó moviéndose en su interior por inagotables minutos en los que pude ver y oír cuánto disfrutaba de mis caricias; cuando su intenso orgasmo finalmente llegó, bebí de su sexo el delicioso néctar de su ser.

Esa noche pasamos horas besándonos, no hubo parte de su cuerpo que no fuera besada por mis labios o acariciada por mis manos, no pensé que me pudiera dar más felicidad de la que ya tenía, pero me equivoqué, pues descubrí que la felicidad, cuando se ama de verdad, no tiene límites.
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 02 Oct 2011, 17:51

Desde ese día decidí no asistir más al despacho, después de todo prácticamente se manejaba sólo, le dediqué todo el tiempo posible a la niña de mis ojos, a cuidarla, mimarla y complacerla absolutamente en todo; sus antojos me mataban, le dió por utilizarme de bandeja cada vez que se le ocurría comer algo y casi siempre, yo terminaba siendo el plato fuerte, la deliciosa tortura empeoró cuando empezó a pedirme helado de vainilla, pero siempre terminaba siendo helado de Nicole, así que me convertí en su sabor favorito de helado.

Cuando su cuerpo empezó a dar los primeros indicios de cambio, comenzó a sentirse fea, gorda e incluso vieja; trataba de que yo no la observara cuando se vestía, se arropaba más de lo normal y hasta intentaba evitar que yo la tocara.

Me costó mucho hacerla ver que ante mis ojos simplemente era la mujer más bella del mundo, me encargué de borrar esos pensamientos con muchas caricias, besos y mimos, traté de describirle las sensaciones que me provocaba hacerle el amor en su estado, pero nunca encontré las palabras adecuadas, siempre me quedaba corta al describirlo.

La primera vez que sentí al bebé moverse bajo mi mano fue una sensación absolutamente maravillosa, pero siempre era superada por una mejor; la acompañé a todas sus citas médicas prestando especial atención a las recomendaciones del doctor, el día que le practicaron el primer ultrasonido casi me desmayo de la impresión, pese a la insistencia del doctor, no quisimos saber el sexo del bebé, decidimos que sería una sorpresa, pero las dos deseábamos que fuera una niña.

Con el pasar de los meses, descubrí que el bebé se movía cada vez que me escuchaba hablar, así que me dediqué todo el tiempo que pude a leerle, cantarle y hablarle de cualquier cosa; Michelle se reía de mí al escucharme hablar de cuanta tontería se me ocurría, pero le encantaba verme tan feliz, a mí me fascinaba darle besos al bebé sobre la piel de Michelle... bueno, era una oferta que no podía rechazar, un maravilloso 2x1 que posiblemente satisfacía a tres.

Una que otra vez visitamos a Mike y Susan, pero lo más que hacíamos era hablar por teléfono con ellos, ya que estaban súper atareados con sus preciosos gemelos, un niño y una niña, Mike decía que era mejor así, de esa forma tendrían más probabilidades de emparentar con nosotras.

Mi mamá, aunque a distancia, no perdió el contacto telefónico con ninguno, después empezó a visitarnos más seguido, el día que no recibíamos llamada de ella, era porque venía en camino para cuidar de los bebés de Mike o porque estaba con nosotras.

El día tan esperado llegó; mi mamá, Susan, Mike, la hermana de Michelle e incluso los gemelos esperaron pacientemente en el hospital hasta saber noticias de Michelle, nunca pasé momentos más tormentosos que esos; dividiendo mi angustia en dos y mi corazón en mil, recorrí los pasillos del hospital queriendo gastarlos, mi mente torturada, me ofrecía un sinnúmero de fatídicas posibilidades que no hacían nada más, sino elevar mi sufrimiento a niveles descomunales, hasta que por fin recibimos noticias...

"Todo salió perfecto, las dos están muy bien..." el doctor que atendió el parto de Michelle nos dio la noticia con una sonrisa de satisfacción pintada en el rostro.

"¿Las dos?" pregunté con incredulidad interrumpiéndolo.

"Sí, ha sido una niña, y tanto ella como la madre están en excelentes condiciones, tal parece que la madre estuvo muy bien cuidada durante el embarazo y eso ayudó mucho"

"¿Las dos?" pregunté insistentemente con cara de idiota, como si no hubiera obtenido respuesta alguna; mi mamá, Mike, Susan, la hermana de Michelle y hasta el doctor, se rieron de mí, pero a mí me parecía increíble saber que Michelle había dado a luz a una niña… a una pequeña princesita.

Cuando por fin pude ver a mi pequeño angelito, tuve que sostenerme muy fuerte de lo primero que encontré, porque mis piernas flaquearon al instante en que la vi, una Michelle en miniatura... un pedacito de mi dulce amada.

No me permitieron entrar, me dijeron que la llevarían al cuarto de Michelle, así que me fui a esperar frente a la habitación, hasta que se apiadaron de mi alma en pena y me dejaron entrar, Michelle me esperaba con el rostro fatigado pero sonriente, y yo emocionada como estaba, no esperé a que salieran de la habitación el doctor y la enfermera, me dejé llevar y le di el beso más dulce y tierno que pude susurrándole cuánto la amaba.

Minutos después llevaron a nuestra bebé y pude cargarla por primera vez en mis brazos, la tomé con mucho cuidado como si estuviera hecha de cristal, le di un beso en la frente y la puse a un costado de Michelle, le hablé bajito para no despertarla, pero de inmediato abrió sus preciosos ojitos azules al reconocer mi voz, desorientada e inquieta, hacía mil intentos por ubicar a la dueña de la voz, que repentinamente había enmudecido por la emoción, sólo se tranquilizó cuando volví a hablarle, pero esta vez más cerca de su carita; con movimientos torpes de sus cortos bracitos trataba de alcanzar mi rostro, así que tomé sus diminutas manitos entre mis dedos y las puse cada una sobre mis mejillas, le susurré hasta que se durmió nuevamente, le di un otro beso en la frente y la dejé descansar, me acerqué a Michelle y tuve que susurrarle para que nuestro pequeño angelito pudiera dormir tranquila.
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 02 Oct 2011, 18:21

"Michelle, mi amor, no sabes lo feliz que me has hecho princesa, te quiero, te amo, te adoro... -besé suavemente sus labios y después toda su cara, sonrió débilmente por el agotamiento- ¿Ya decidiste cómo la nombrarás?" casi sin fuerzas respondió a mi pregunta.

"Sí, se llamará... Anna Nicole... Anna por mi mamá y... tú deduce por quién se llamará Nicole" en ese momento mi mente colapsó, no tenía palabras para expresar la felicidad que invadía mi cuerpo, mi alma y mi corazón.

"Michelle... –abrí la boca, pero ninguna palabra salió de ella, mis manos intentaron torpemente manifestar lo que mi boca no podía, pero tampoco lo lograron, sólo pude hacer que mi princesa sonriera tiernamente, la besé otra vez mientras mi mente trataba de organizar ideas- Te amo Michelle... muchas gracias, mi amor, no te imaginas lo que eso significa para mí".

"Yo también te amo Nicole" nos besamos por un momento, pero ella necesitaba descansar, así que me recosté a su lado y acaricié su cabeza hasta que se quedó dormida; observé embobada cada movimiento que cualquiera de las dos hacía, hasta que me lo impidieron las desalmadas enfermeras cuando llegaron para sacar a la bebé (y a mí) del cuarto.

Hoy en día, mi mamá se ha vuelto una constante en nuestras vidas, la verdad es que no puede separarse de Annie (como yo la llamo o Nicky como la llama Michelle)... no la culpo, nadie puede, todos hemos sido víctimas de sus encantos, se ha adueñado muy fácilmente del corazón de los que la rodean.

Me parece increíble, pero cada día estoy más enamorada de Michelle, se ha convertido en el objeto de mi adoración y el centro de mi devoción.

Muchas veces me descubro añorándola aunque esté sentada a mi lado, queriendo sentirla aunque su lengua me esté provocando un intenso y delicioso orgasmo, deseando tenerla aún cuando mi boca mima cariñosamente su pezón y mis dedos la penetran suave e incesantemente queriendo llevarla al cielo.

Siempre anhelé poder enamorarme, encontrar a esa persona que llenara ese gran vacío que había en mi corazón, poder entregarle todo lo que soy y recibir lo mismo a cambio, pero lo que la vida me ha regalado es muchísimo más de lo que alguna vez esperé tener.

Recuerdo vagamente, que alguna vez en mi niñez pensé en encontrar al hombre de mi vida... lo que nunca imaginé fue encontrar a la mujer de mis sueños.

Esta historia no deja de ser escrita, simplemente deja de ser narrada...

FIN
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Lucas el Dom 02 Oct 2011, 18:27

Buenas... desafortunadamente por situaciones adversas su autora no pudo terminar la historia, mas no por ello no quiere decir que no se terminaria.. ella manda excusas pero ha tenido un reves en su vida y pues no esta con cabeza ahora lo cual pues a muchos nos ha pasado... pero aun asi manda saludos y que gracias....

Por mi gracias por que cuando lei la historia me enamoro y aun lo hace, a las jefas gracias por permitir publicarla y bueno ya termino y gracias tambien por leerla...

un beso niñas y cuidence mucho...
avatar
Lucas

Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 10/09/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El placer de hacerte mía

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.